Compartir

Conversaciones entrecortadas, donde no puedo aportar mis experiencias.

Porque tendría que compartirte, hablar de ti con quien no te conoció.

Y no es que me importe, al contrario. Son quienes más me han ayudado. 

Pero te quiero solo para mi.

Series de televisión que vimos juntos, la opinión que compartíamos o no.

Ni siquiera comento que no veo nada de eso, ni series ni películas,  porque no las comparto contigo.

No tienen ningun interés para mi.

Solo las veía por ti, por estar contigo.

Me ha preguntado la florista, gallega, si tus flores eran ya para…. eso.

Y, naturalmente, le he contestado que no.

Tampoco eso lo vamos a compartir, tampoco vamos a participar en sus rituales vacíos. 

Tú no estás con todos ellos. Tú estás aquí conmigo.

Para siempre.

Y siempre es todo el tiempo, mucho o poco, que yo esté aquí, que te lleve de mi mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *